top of page

Aprende más sobre la tarima laminada para tu suelo

Tarima laminada: Duradera, versátil y fácil de limpiar

La tarima laminada es una excelente opción para aquellos que desean disfrutar de la belleza y calidez de la madera, pero también buscan un suelo duradero y fácil de mantener. Con su apariencia natural y una amplia variedad de diseños y acabados, la tarima laminada se ha convertido en una opción popular para todo tipo de espacios, desde hogares hasta oficinas y comercios. En este artículo, exploraremos las características, tipos, ventajas, desventajas y la forma adecuada de limpiar la tarima laminada.


Características de la tarima laminada:

La tarima laminada está compuesta por varias capas que se fusionan mediante un proceso de laminación. Estas capas constan de una base resistente a la humedad, un núcleo de fibra de alta densidad (HDF) y una capa superior de papel decorativo impreso que imita la apariencia de la madera. Por encima de todo, hay una capa de resina transparente conocida como overlay que protege el suelo de arañazos, manchas y desgaste.


Tipos de tarima laminada:

Existen diferentes tipos de tarima laminada para adaptarse a diversas necesidades y preferencias. Algunos de los tipos más comunes incluyen:

Laminado de alta presión (HPL): Este tipo de laminado es más resistente y duradero. Es ideal para áreas de alto tráfico y ofrece una mayor resistencia a las manchas y al desgaste.

Laminado de baja presión (LPL): Este tipo de laminado es más económico y se utiliza comúnmente en entornos residenciales de bajo tráfico.


Ventajas de la tarima laminada:

Durabilidad: La tarima laminada es resistente a los arañazos, golpes y manchas, lo que la hace ideal para áreas con mucho tráfico.


Variedad de diseños: Existe una amplia gama de diseños, colores y texturas disponibles, que imitan la apariencia de diferentes tipos de madera, así como piedra o cerámica.


Fácil instalación: La mayoría de los suelos laminados vienen con un sistema de clic que permite una instalación rápida y sencilla, sin necesidad de adhesivos.


Mantenimiento sencillo: La tarima laminada es fácil de limpiar y mantener. Solo se requiere barrer o aspirar regularmente y limpiar con un paño húmedo cuando sea necesario.


Desventajas de la tarima laminada:


Sensibilidad al agua: A diferencia de otros tipos de suelos, la tarima laminada no es resistente al agua. El contacto prolongado con la humedad puede causar daños irreparables.


Imposibilidad de ser lijada o acuchillada: A diferencia de la madera maciza, la tarima laminada no se puede lijar ni acuchillar para eliminar arañazos o restaurar su apariencia original. En caso de daños graves, puede ser necesario reemplazar las tablas afectadas.


Sonido: La tarima laminada puede generar un sonido "hueco" al caminar sobre ella, especialmente si no se ha instalado correctamente o si hay espacios entre las tablas.


Aquí tienes algunos consejos para limpiar y mantener la tarima laminada:


Barrido o aspirado: Retira el polvo y la suciedad regularmente con una escoba suave o una aspiradora con cepillo suave. Evita el uso de escobas duras o cepillos abrasivos que puedan rayar la superficie.


Limpieza con paño húmedo: Para eliminar manchas y suciedad más persistentes, puedes utilizar un paño ligeramente humedecido con agua tibia y jabón suave. Asegúrate de que el paño esté bien escurrido para evitar el exceso de humedad en el suelo. Evita el uso de productos de limpieza agresivos o que contengan sustancias abrasivas.


Evita el agua en exceso: Aunque la tarima laminada es resistente a la humedad, es importante evitar el agua en exceso. No utilices trapeadores mojados o cubos de agua para limpiar el suelo, ya que el agua puede filtrarse entre las juntas y dañar el núcleo de HDF. Siempre seca cualquier derrame de líquido de inmediato.


Protege las patas de los muebles: Coloca protectores de fieltro en las patas de los muebles para evitar arañazos o marcas en la tarima laminada al moverlos. Esto es especialmente importante para muebles pesados o aquellos que se mueven con frecuencia.


Evita el uso de productos químicos agresivos: No utilices limpiadores abrasivos, ceras, aceites o productos químicos fuertes en la tarima laminada, ya que pueden dañar el acabado y deteriorar la capa protectora.


No arrastres objetos pesados: Evita arrastrar muebles u objetos pesados sobre la tarima laminada, ya que pueden causar arañazos o dañar la capa superficial.


Recuerda consultar siempre las instrucciones y recomendaciones del fabricante específico de tu tarima laminada, ya que pueden proporcionar pautas adicionales de limpieza y cuidado específicas para ese producto en particular. Con el mantenimiento adecuado, tu tarima laminada mantendrá su belleza y durabilidad a lo largo del tiempo.


DoctorWorks. Tu tienda web de construcción, reformas y decoración.

Hasta 40 % de descuento en tarima laminada.



5 visualizaciones

Comments


Entradas recientes
Buscar por tags
bottom of page